CDM / NOTICIAS

CRÓNICA | Segunda parte de asedio en la que no quiso entrar el balón para acortar diferencias (0-2)

Los rojillos gozaron de numerosas ocasiones que, de haber entrado alguna, podría haber supuesto sumar puntos

Volver

24/04/2016 20:30

Arrancaba el partido en contra de los intereses de los de Carlos Terrazas, que veían cómo en su feudo, los numantinos venían a disputarles la posesión del balón y buscarle arriba con presión alta. El efecto iba a ser inmediato y los rojillos, avasallados por el empuje visitante, no lograban combinar con fluidez como nos tienen acostumbrados en los arranques vertiginosos en Anduva. Jagoba Arrasate parecía haber dado con la tecla después de estudiar durante toda la semana a su rival y los suyos se aproximaban con peligro a las inmediaciones de Raúl. En el minuto dos, la defensa mirandesa ya tenía que rechazar un balón peligroso que se colaba y en el cuatro, un expeditivo David Concha disparaba raso y su lanzamiento de perdía muy cerca del poste izquierdo defendido por el propio Raúl. La iniciativa era de los visitantes que lo intentaban otra vez con un pase al hueco pillando a la defensa adelantada, pero Gaffoor acertaba a rebañar tirándose perfecto al suelo. Regalón remataba en el 15 alto y, tantas ocasiones darían paso al acierto soriano por medio del propio capitán, que inauguraba en el 20 de juego.

El gol espoleó a los de Carlos Terrazas que adelantaron líneas y fueron ellos a buscar al C.D. Numancia arriba, siguiendo los mismos pasos por los que habían optado sus rivales para quitarles el protagonismo de la pelota. Así se consiguió la primera ocasión clara, obra de Álex García que, de cabeza y desde el punto de penalti, se encontraba con Munir. Fue el reflejo de lo que podía haber significado el empate pero que, sin embargo, resultó ser cumplida la media hora de juego, el segundo para los visitantes. Una jugada rapidísima de transición defensa-ataque pillaba a los rojillos faltos de efectivos y Nacho, en carrera por banda derecha, acababa sirviendo en bandeja a Concha que remataba a la red. No se reducirían distancias antes del descanso.

La salida de vestuarios fue muy diferente. Ahora sí, la posesión era de los locales, las jugadas destacadas también y el peligro acechaba. Marco Sangalli se escapaba de nuevo de su par y lograba la segunda cartulina amarilla para Valcarce al poco de arrancar. El Numancia iba a jugar prácticamente toda la segunda mitad con diez. Las líneas de pronto se replegaron y los de Jagoba Arrasate supieron que su delantero Alegría, única referencia arriba entonces, iba a tener que cazar y aguantar balones para evitar el asedio rojillo. Un asedio que evidentemente llegó.

Álex García era el primero en probar suerte en superioridad numérica, pero el control se le iba a ir demasiado largo y no oba a poder plantarse solo delante de Munir. Aridane era el siguiente, de cabeza, en un centro colgado al área que si bien cazó de lleno, no pudo orientar como deseaba. Después Néstor Salinas, que iba a protagonizar además una jugada combinativa con Eguaras que acabó con un rechace de Munir que achicaba agua cada cinco minutos prácticamente. La defensa numantina estaba totalmente en su área, peto el balón no entraba inexplicablemente. Con la cuenta de ocasiones ya perdida, la historia se repetía, y de nuevo Aridane ganaba en el salto a su par para cabecear por milímetros por encima del travesaño. Provencio, previamente, también lo había intentado con sendos disparos desde la frontal, pero los puños de un Munir que no atajaba el peligro pero sí acertaba a alejarlo, impedían siquiera recortar diferenciad.

Se habla de: Jornada 35, CD Mirandés, CD Numancia

CDM / NOTICIAS SUGERIDAS