CONSOLIDAR EL PROYECTO EN 2ªA

Image

CONSOLIDAR EL PROYECTO EN 2ªA

Tras disputar la mejor campaña del club en Segunda División, el equipo afrontaba la nueva temporada con la ilusión de poder ofrecer otro gran año a la afición y afianzar el proyecto en la categoría.

La buena campaña de los rojillos no había pasado desapercibida y alguno de los futbolistas clave de la pasada campaña acabaron saliendo fuera, obligando a rearmar la plantilla con nuevas incorporaciones que ofrecieran garantías para poder cumplir nuevamente el objetivo.

Bajo esa idea llegaron al club futbolistas como Raúl Fernández, Mickaël Gaffoor, Ernesto Galán, Iñigo Eguaras, Nestor Salinas, Lago Junior, Alain Oyarzun, Marco Sangali, Ion Velez o Abdon Prats, entre otros. Jugadores de buen nivel que venían para reforzar la competitividad del bloque.

El Club, los jugadores y sobre todo la afición disfrutaron, a partir de esta temporada, de la Nueva Grada General de Anduva, construida en el verano de 2015 para esta nueva campaña 2015/16 en Segunda División. Una obra que se prolongó desde junio hasta agosto, bajo la supervisión del propio presidente: Alfredo de Miguel, en la que seguramente una de las mayores reformas del Estadio de Anduva desde su construcción. Además, como era habitual durante el mandato de este Consejo de Administración desde su llegada a la entidad, se llevaron a cabo mejores en diferentes salas y espacios del propio Estadio: sala de prensa, enfermería, iluminación, césped, etc.

En las oficinas del Club también hubo mudanza con una mejora importante. La Tienda Oficial y la sede se trasladó a la Calle Francisco Cantera, 1, con un primer piso mucho más amplio para la Tienda y un segundo piso con las diferentes salas de los departamentos que conformaban el Club.

La tercera temporada de Carlos Terrazas en el banquillo de Anduva arrancaba con una dinámica de resultados un tanto irregular, sumando 13 puntos de 30 en las primeras diez jornadas del campeonato.

Sin embargo, el equipo encontró su mejor nivel de juego en la jornada 11, en la que los rojillos se impusieron por tres goles a cero a la A.D. Alcorcón en Anduva y se colocaron terceros en la tabla.

Plenos de confianza y con las ideas muy claras sobre el verde, el C.D. Mirandés acumuló su mejor racha de resultados en las siguientes jornadas, merodeando siempre las zonas de promoción de ascenso.

El aliciente del año, sin embargo, se encontró de manera inesperada en la Copa del Rey. Tras superar la segunda ronda ante Osasuna, por alineación indebida del rival, el equipo encaró el torneo del K.O con ganas de llegar lejos.

Real Oviedo, Málaga C.F. y Deportivo de la Coruña fueron las víctimas ese año de los rojillos en la Copa del Rey para meterse así en Cuartos de Final.  El Sevilla F.C. fue entonces el rival en esa ilusionante eliminatoria que se vivió en Miranda de Ebro. Y el encargado de poner fin al sueño copero del equipo, tras imponerse a los rojillos en ambos partidos con un global final de cinco a cero.

Sin la emoción de la Copa, el equipo afrontó los meses de febrero, marzo, abril y mayo tratando de mantenerse en la pelea del playoff, pero sin poder mantener el nivel de juego que les había acompañado durante la primera vuelta.

De esta manera, a partir de la jornada 25, tras el empate en Anduva ante el Alavés se iniciaba una racha negativa de resultados que alejarían mucho las aspiraciones de playoff.

Finalmente, tras la disputa de las 42 jornadas ligueras, el equipo ocupaba la decimoquinta posición, manteniéndose una temporada más en la Segunda División.