CDM / NOTICIAS

CD Numancia 2 - CD Mirandés 0

Derrota rojilla en Soria.

Volver

08/09/2013 08:00

Las semifinales de la Copa Castilla y León dieron el pistoletazo de salida en Soria con dos conjuntos repletos de novedades. El CD Mirandés saltaba con un equipo de pocos minutos acumulados en su haber, aunque con dosis de calidad y juego importante en las botas. Se enfrentaba el equipo de Miranda a un Numancia con primeras espadas de su plantel en el once y con la obligación del resultado ante su público, hoy no demasiado numeroso en Los Pajaritos. 

Los primeros minutos, con el ritmo esperado y el tanteo habitual en esta clase de duelos, tuvieron una posesión repartida de balón, con un equipo local afanado en la búsqueda del balón largo y la referencia de Enrich en punta, y un Mirandés de mucha combinación, rápido en la búsqueda de apoyos en la salida de balón, con Muneta y Lucena marcando la pauta en la medular. Mayor control del esférico que no impidió que la primera ocasión fuera para los locales. Gran media vuelta de Enrich dentro del área y paradón de Bernardo a quemarropa. La réplica rojilla, al minuto siguiente, en botas de Manolo Lucena, quien lo intenta desde media distancia, obligando a Raúl a emplearse a fondo para evitar el tanto. 

El Mirandés, con velocidad en tres cuartos, buscaba la apertura de espacios con Barahona y Martínez como hombres más abiertos, y el espacio entre centrales con Goiria fijando posición y Muñíz como centro creativo. Mantuvo el equipo de Arconada su línea de ataque durante toda la primera mitad en posicionamiento muy adelantado, obligando al rival a limitar las subidas de los laterales y exigiendo en la ayuda a los medios de ambas bandas. Por su parte, el CD Numancia centraba sus acometidas en la banda derecha donde Palanca y Docal mantuvieron un duelo constante, del que el equipo soriano obtuvo varias buenas ocasiones, como la que protagonizó el 8 numantino tras zafarse por velocidad de su par, y ante el que la defensa rojilla hubo de abalanzarse al corte para evitar el disparo certero

El cuadro de Anquela se mostró más incisivo en ataque que los vistantes, y pese a gozar de posesiones cortas, la velocidad en los duelos individuales y la victoria en la disputa por las segundas jugadas hicieron daño a la defensa rojilla durante todo el primero periodo. De neuvo era Enrich quien de disparo desde la frontal, probaba los reflejos de un Bernardo nuevamente acertado, que desviaba a córner con suficiencia. El primer acto se dividía entre la intención del Mirandés de llegar en triangulaciones y ruptura al espacio corto, y la receta más directa de un Numancia que llevó mayor sensación de peligro al marco rival, sobre todo en la ejecución de la pelota para a cargo de Julio Álvarez. Con la igualdad en el marcador terminaban los primeros cuarenta y cinco minutos, con varias conclusiones positivas por cada bando, y toda la eliminatoria aún por decidir. 

La segunda parte comenzó con malas noticias para el CD Mirandés. Del Pino, rematando un saque de esquina ejecutado desde la derecha, lograba anticiparse a la defensa rojilla, consiguiendo el primero de la tarde. Duro mazazo para el equipo de Miranda, que poco después veía como Natalio se plantaba sólo ante Bernardo, enviando su disparo fuera por poco. Minutos complicado para el equipo de Arconada que veía pronto como un carrusel de cambios modificaban el rostro del equipo. Entre los ingresados al terreno de juego, Txomin Nagore, que recibió una sonora ovación del público asistente en reconocimiento a sus años en el club soriano como capitán. El efecto no tardó en mostrarse, y el equipo enlazó una larga jugada de toque que concluyó en gol de Martínez, aunque en posición antirreglamentaria, a juicio del colegiado. 

El Mirandés quería recuperar terreno y mando en el partido, pero los derroteros iban en otra dirección esta tarde. Rondando el ecuador de la segunda mitad, de nuevo el Numancia lograba perforar la meta de Bernardo. David Martín, tras rechace de Bernardo a tiro de Natalio, lograba el dos a cero, que certificaba aún más el triunfo local. Tras ello, acción—reacción inmediata, el mister rojillo daba entrada a De Cerio, Iriome y Galarreta para poner toda la carne en el asador e intentar la remontada. 

El equipo se tornó más directo, y comenzó a buscar por caminos de menos transiciones la llegada al marco de Raúl. Mayor amplitud de campo con Mújika e Iriome y líneas adelantadas tanto en la presión como en los apoyos para facilitar la incorporación de efectivos a posiciones de remate. Los cambios mejoraron las opciones de llegada del equipo, pero no fueron suficientes para dar la vuelta a un marcar demasiado amplio. Un remate de De Cerio que salvó Raúl en espectacular parada fue el punto y final a un partido que si bien, cierra la participación del equipo rojillo en esta edición de la Copa Castilla y León, también sirvió como probatura para los futuros compromisos que están por llegar. El primero, en el Alfredo Di Stéfano en sólo cuatro días. 

Por el Mirandés jugaron de inicio: Bernardo, César, Lucena, Jon Vega, Iván Malón, Muneta, Muñiz, Martínez, Docal, Barahona y Goiria. También jugaron Iván Agustín, Mujika, Koikili, Corral, Nagore, Flaño, Galarreta, Iriome y Díaz de Cerio.