CDM / NOTICIAS

"El objetivo es la mejora constante"

Carlos Terrazas espera ver un buen Mirandés ante el Lugo.

Volver

11/01/2014 20:54

Termina la primera vuelta de campeonato, y el Club Deportivo Mirandés buscará sobrepasar el ecuador liguero con buenas noticias en forma de resultados. Un camino que conduce esta jornada al enfrentamiento ante el CD Lugo, un rival complicado, que ya en Copa superó a los rojillos, y ante el que el equipo debe ofrecer su mejor versión si quiere aspirar a la victoria. El preparador local, Carlos Terrazas, tiene clara la fórmula que el grupo debe aplicar ante un compromiso que debe servir para recuperar sensaciones y números: "en fútbol la palabra clave es equilibrio. No vamos a ninguna parte si por protegerte en exceso, dejas de llegar a portería contraria; como tampoco sirve de nada el lanzarse arriba, si después encajas goles. La búsqueda del término medio es la que nos dará la clave para ese equilibrio tan importante".

Con dos partidos disputados bajo las órdenes del técnico bilbaíno, la valoración que realiza, aún con espíritu crítico, exhala muestras de cambios sintomáticos en el conjunto, de cara a una implementación progresiva a todos los niveles. Con la vista puesta en un crecimiento que vaya más allá del mero compromiso inminente, Terrazas asegura que pese a que la victoria en cada duelo es el objetivo principal, el camino a recorrer es mucho más largo: "está claro que me hubiera gustado ganar los dos partidos, pero no ha sido así y debemos seguir avanzando. Sí que hay un aspecto que me gustaría resaltar con ello, es el hecho de no ser un revulsivo. Dentro de lo negativo de no ganar, me quedo con la muestra aceptada de que ésta idea no representa una visión cortoplacista del equipo. Intento implantar un proceso cuyo objetivo es la mejora constante; lo dije en mi primer día: trabajaré de la misma manera que en el supuesto de ser el entrenador del Mirandés durante 20 años. Es importante sacar fuera la idea de revulsivos, perseguimos con el trabajo un crecimiento continuo, contar con visiones de desarrollo, aunque atendiendo, desde luego, a la importancia por la competición diaria".

Cuestionado por la situación de la plantilla en cuanto a posibles modificaciones en el mercado invernal, Carlos Terrazas vuelve a dejar clara su confianza en el actual plantel y sus capacidades, aunque reconoce que las circunstancias de la competición mandan, y se muestra flexible ante diferentes valoraciones que puedan surgir: "no tengo intención de cambiar. Pero el fútbol es muy dinámico, hay que estar preparado para todo. Habrá que ver cómo se desarrollan las cosas, el mes de Enero es muy largo. Tenemos que dejar pasar el tiempo, que este periodo vaya trascurriendo, se valorarán todas las opciones, y a medida que se agote, lógicamente, tomaremos decisiones con carácter definitivo". En cuanto a la marcha de Javier Barbero, el hasta ahora preparador de porteros del cuadro rojillo, el míster se ha referido a la realidad dinámica de este deporte y a la decisión compartida por parte de todos los estamentos de decisión, como elementos significativos en una actuación que, ha expresado, espera sea acertada.

Abordando ya materia de actualidad, y preguntado por la trascendencia del partido de esta semana, Terrazas ha trasladado la idea básica de largo recorrido en una competición que destaca por su extensión en el calendario. Apuesta por una regularidad y constancia que dote al equipo de argumentos sostenibles, y realiza un ejercicio de autocrítica en cuanto a los automatismos que su equipo debe adquirir para plantar cara con garantías a conjuntos de alto nivel competitivo como el CD Lugo: "Son cuarenta y dos jornadas, todas son importantes. Esta competición es muy larga, encuentros todas las semanas, siempre parece que juegas una final, pero realmente nunca la juegas. Esa es la idea, sierre parece a vida o muerte, y eso no es verdad. Es un proceso muy largo en el tiempo. El Lugo es un gran equipo que se caracteriza por jugar con una gran precisión. Si le salen las cosas es muy difícil quitarles el balón, son exactos en su juego y eso dificulta la labor de recuperación. Nosotros tenemos que trabajar mucho para conseguirlo, y estar finos para desarrollar nuestro fútbol. Aún estamos lejos de conseguir nuestro nivel, tenemos que jugar con mucho más ritmo del que estamos mostrando, un juego mucho más rápido, más agresivo y más incisivo del que hasta la fecha hemos conseguido hacer".