CDM / NOTICIAS

Recreativo de Huelva 1- 0 C.D. Mirandés

El Mirandés salió derrotado de Huelva con el solitario gol de Morcillo a la media hora de partido.

Volver

16/02/2014 10:46

El CD Mirandés caía por un gol a cero frente al Recreativo de Huelva en el Colombino, y salía del choque sin rédito alguno pese a los muchos esfuerzos realizados. El gol de Morcillo en la primera parte era suficiente losa para un conjunto rojillo que pese a rozar el empate en muchos tramos de juego, acababa marchándose de vacío de la capital onubense.

Partido importante el que se jugaba esta tarde en el Nuevo Colombino, con puntos de oro en juego para los dos equipos. El Recreativo, necesitado de activos para alcanzar posiciones de ascenso, y el Mirandés, con la vista puesta en sumar y así escapar de la zona caliente de la tabla. El inicio ofreció ambición a partes iguales en los dos equipos. El cuadro rojillo, más directo en su juego, y con sistema de presión alta a la salida rival, ofreció en los primeros movimientos dos llegadas claras de gol. Primero, en botas de Flaño, con un centro raso que Mujika remataba a las manos de Cabrero, y después, de nuevo con el lateral como protagonista, en un envío que De Cerio transformaba en remate peligrosísimo ante el que Cabrero volvía a lucirse. En el bando contrario, era Álvaro Antón el encargado de canalizar el peligro por los extremos. Buen arranque del burgalés que se convertía en el ariete de derribo para la ordenada defensa rival con internadas continuas por velocidad.

Posesión repartida entre los dos conjuntos, en un partido sin dueño concreto y mucha disputa por el dominio del centro del campo. Con un juego más concentrado en carriles interiores a medida que avanzaba el encuentro, el Mirandés centraba esfuerzos en robo a los hombres más creativos del Recre, con un sistema de vigilancias riguroso que impedía la circulación clara de los de Barjuán. El equipo local se afanaba ,por su parte, en abrir el campo y las líneas de posesión lo máximo posible, con un juego de búsqueda en largo de sus puntales, y mucha participación en el manejo de sus cabeceros.

Al filo de la media hora de juego la situación iba a tornarse negativa para el CD Mirandés. Álvaro Antón, pesadilla para los zagueros rojillos en el primer acto, servía desde la frontal un balón parado ajustado a la testa de Morcillo, que entrando con potencia, conectaba un remate certero y hacía el primero de la tarde. El tanto condicionaba el desarrollo de una mitad que pasaba a acelerar su ritmo de juego, con transiciones cada vez más precipitadas por parte de ambos conjuntos. El equipo de Terrazas descargaba el crecimiento por banda izquierda, donde Ríos Reina surtía envíos largos al corazón del área en busca de remate peligroso vía aérea. En uno de los rechaces de la defensa del decano, era Nagore quien engatillaba un potente disparo con la zurda, que hacía lucirse a Cabrero en fenomenal estirada.

La primera parte concluía con un Mirandés que daba varios pasos al frente, buscando la posesión en zona de peligro, reforzando la presencia en ambas bandas con aporte de laterales en el desdoblamiento y la llegada. El equipo buscó en los últimos minutos un aprovechamiento de los espacios dejados entre medios rivales, pero la presión no originaría más ocasiones claras de gol. El Recreativo, con un manejo de la pelota veloz, muy automatizado, trató de ganar ventaja con la posición adelantada de zagueros buscando en largo a Linares, muy activo en estos minutos, buscando la caída y la combinación con Larena y Antón en trabajos de apertura de frentes para el remate.

La reanudación mostró un Mirandés más agresivo en el achique, con las líneas más altas, en un trabajo de persecución de alto desgaste para los puntas. Con De Cerio y Mújika situados entre centrales, Muneta y Ríos quedaban como elementos más activos en segunda línea. El mediapunta se constituía en filtro de balones para la carrera de delanteros, bien escudado por Nagore en el pivote e Iriome en trabajo de ruptura. Lo intentaba el equipo de Terrazas en un balón aéreo sobre la disputa de De Cerio, que pese al remate, no lograba batir a un Cabrero que se llevaba por delante en la salida al donostiarra.

El conjunto visitante aumentaba sus opciones de llegada con el ingreso de Igor Martínez, y rápidamente, Sergi Barjuán movía ficha. Daba entrada al cántabro Jonathan Valle para dinamizar el ataque y obligar a un refuerzo de la parcela defensiva, limitando sus ayudas a los atacantes rojillos. Precisamente, sería el 8 local quien con una gran acción individual, rozaría el tanto de fuerte disparo, pero su envío se estrellaba en el palo derecho de Francisco Prieto. En busca del empate, Carlos Terrazas iba a dar lugar a un doble cambio en el equipo, con la entrada de Iván y Garmendia por Muneta y Nagore. Más presencia con un doble mediocampo fresco y de buen despliegue con el capitán en el cierre y el de Basauri en la creación.

El Mirandés mejoraba su capacidad de llegada y cercaba poco a poco al rival en campo propio. Línea de cuatro en posiciones de remate, con extremos muy marcados para acorralar al Recreativo. Sería Garmendia quien gozaría de una ocasión inmejorable tras jugada por banda de Igor, en un remate tras centro raso que Cabrero atajaría con solvencia. El equipo rojillo se volcaba en obtener la igualada, y mantenía su apuesta por llegada masiva arriesgando en puntales defensivos. José Ríos lograba alcanzar línea de fondo tras larga carrera y colocar un envío potente que De Cerio a punto estuvo de transformar en gol de no ser por la salvadora llegada de la zaga al corte.

En los últimos minutos, el Mirandés mantendría la pelea por lograr un tanto regenerador que, pese a los esfuerzos realizados, no llegaría a cristalizarse. Buen número de envíos al corazón del área bien abortados por Cabrero servían como epitafio para un partido tosco y disputado, en el que el equipo de Anduva mantuvo sus esperanzas hasta el final gracias a un último arreón pleno de valentía y hambre, que sin embargo, acabaría en nulo resultado en el electrónico.