CDM / NOTICIAS

Remontada para ganar tres puntos de oro (1-2)

El C.D. Mirandés fue capaz de remontar el gol del exrojillo Galán con tantos de Urko Vera y Marco Sangalli en un partido de fe hasta el final.

Volver

19/02/2017 21:30

Llegaron los tres puntos fuera de casa. Y llegaron en el mejor momento posible. Ante el mejor rival posible. Y sí, de nuevo de la mejor manera posible con una remontada a lo C.D. Mirandés. Urko Vera recién ingresado en el campo y después Sangalli en el 85 dieron tres puntos de oro a los suyos frete al Rayo Vallecano.

El encuentro arrancó con ritmo pausado. Tanteo inicial entre ambos conjuntos de la zona comprometida de la tabla; los rojillos colistas antes del comienzo del choque y el Rayo Vallecano muy próximo a la zona roja de la clasificación. Sin ocasiones apenas cumplida la media hora de juego, la posesión era para el C.D. Mirandés que dominaba en un 70% el control del esférico y sufría sola en alguna contra rápida en la transición defensa ataque del Rayo Vallecano; bien respondida por la zaga en el repliegue. Por parte de los visitantes, varios acercamientos de Guarrotxena y Alex García por las bandas que acababan con centros sin rematador. Tras el pitido del árbitro en dirección a vestuarios, igualdad entre ambos conjuntos en la primera mitad en un partido más controlado por los de Álvarez de los Mozos que por los de Baraja.

Y sin embargo, todo el trabajo de superioridad de los rojillos, solventes en cualquier acción del primer acto se fue al traste nada más arrancar el segundo. Falta al borde del área que acertaba a despejar la defensa, pero en el rechace el Rayo disparaba al palo y el rebote le caía al exrojillo Galán que la reventaba con rabia al fondo de la red. Tocaba remontar. Más de 300 gargantas animaban desde la grada y ese era motivo suficiente para pensar en seguir. Persistir. Creer. Confiar. ¡Marcar! Y fue Urko Vera quien se reencontró con el gol con la camiseta del C.D. Mirandés. Testarazo providencial a la red tras un cabezazo de Provencio buscando a su compañero que cambiaba la dirección de donde venía el balón para dejar al guardameta local inmóvil. Minuto 61 e inercia positiva hacia la victoria.

Fueron los mejores minutos del C.D. Mirandés que, tras el gol en contra, se desquitó como de un soplo de esa aparente presión por la clasificación y jugó como sabe. El Rayo Vallecano se encontró con un jugador menos en el 65 tras la expulsión de Aguirre por doble amarilla, pero, consciente de la misma necesidad de los tres puntos que su rival, tuvo que lanzarse al ataque. Y en defensa sufrían. Anulaban el segundo gol en la cuenta de Urko Vera por previo empujón en el remate a su par. Después, en el minuto 79, era Sangalli quien probaba por la derecha un centro peligroso que se marchaba pasado. Y de nuevo Urko Vera, que bajaba un pelotazo desde su defensa y, sin pensárselo se giraba y disparaba fuerte raso. A las manos de Gazzaniga. Y de nuevo Sangalli cogiendo el relevo, ahora sí se encontraba con el justo premio tras empalar de primeras un centro desde la izquierda que se coló sin oposición dentro de las mallas. GOL.

A partir de aquí, con nada que perder, llegaron acciones de verdadero peligro del Rayo Vallecano sobre la puerta de Sergio Pérez. Embarba y Ebert tuvieron el empate pero esta vez los tres puntos viajarían a Miranda de Ebro por primera vez esta temporada. ¡Seguimos equipo!

Se habla de: CD Mirandés, Rayo Vallecano, Jornada 26, Crónica

CDM / NOTICIAS SUGERIDAS