CDM / NOTICIAS

S.D. Ponferradina 1 C.D. Mirandés 1

El Mirandés consigue arañar un punto en el Toralín.

Volver

02/03/2014 09:04

El CD Mirandés logró un punto en su visita al Toralín, y recorre otro paso en su camino hacia la salida de posiciones de peligro. El gol de Mujika en la segunda parte del choque, iba a contrarrestar el tanto inicial de Yuri para dejar en tablas un partido intenso hasta el final, y con muchas opciones para ambos conjuntos.

Encuentro muy condicionado por el estado del terreno de juego, visiblemente perjudicado por la lluvia y el frío. Primeros minutos de escaso riesgo táctico para ambos equipos, dominados por el juego en largo y los envíos desde amplia distancia buscando el error a la espalda de la zaga. En un intercambio de juego directo, con alternativas para ambos conjuntos, los compases iniciales llevaron la marca rojilla en cuanto a claridad de acciones. Lo intentaba Pablo desde la frontal probando a Santamaría por bajo, y a continuación era Iván Agustín quien recogía un rechace y sacaba un latigazo durísimo que se escapaba por poco. Mejores los rojillos en el cuerpo a cuerpo, el equipo movió a su contrario con más posesión y mejor gestión de la misma, encerrando al cuadro berciano en cada acercamiento.

Con Pablo como hombre más activo, el Mirandés imponía su iniciativa en el juego, y más allá de la pugna por el dominio aéreo, controlaba el ritmo de partido en campo rival. Con ambos interiores en posiciones adelantadas, los centros cruzados ponían en apuros a la zaga local. Era Ríos quien, al cuarto de hora de choque, colocaba un centro preciso en el corazón del área, para que Pablo, por centímetros, no llegara a embocar con todo a favor. Gran ocasión y mejores sensaciones para un conjunto que se mostraba valiente, atrevido en lo táctico, con mucha presencia en líneas de remate, y controlando con eficacia los escasos acercamientos de la SD Ponferradina, protagonizados en su mayoría por Yuri.

El paso de los minutos trajo consigo una igualdad creciente en cuanto a la calidad de las ocasiones logradas. El juego derivó en un reparto de posesiones cortas y el conjunto de Barragán comenzaba a encontrarse más cómodo. En el ecuador de la primera mitad, un córner ejecutado por Acorán concluía en remate de Alberto que Prieto atajaba con seguridad salvando el tanto. El acercamiento espoleó a los locales que volvían a intentar la ventaja a través de Yuri en arrancada sobre el área visitante. Con todo, poco iba a durar el crecimiento de los bercianos sobre campo rojillo; traspasada la media hora de juego, el Mirandés volvía a dominar la iniciativa con constantes balones a la velocidad de Pablo que obligaban una y otra vez a la zaga rival a emplearse a fondo. Pesadilla constante para los defensores, Pablo exhibía lo mejor de su repertorio de desborde.

La primera parte apuraba su duración con los rojillos como elemento dinamizador y de control del partido. Una nueva llegada visitante, con Ríos como centrador y Goiria como rematador, a punto estuvo de inaugurar el electrónico, pero su remate se escapaba por poco a la izquierda de Santamaría. Con mejor papel para los de Terrazas, el primer acto echaba el cierre, aún con el empate a cero inicial.

La segunda mitad arrancaba movida para ambos equipos. Tras el pitido, y siguiendo la tónica inicial, el Mirandés gozaba de un acercamiento clarísimo, merced a una internada de Pablo por velocidad en el área local, y un mano a mano con Santamaría que acabó con el esférico estrellado contra el palo derecho de la meta cuando ya se cantaba el gol. Rozaba el gol el equipo de Miranda, y a continuación lo hacía el cuadro local. Javi Lara, de disparo lejano, volvía a probar la seguridad de Prieto, que volaba para despejar el peligro con gran estirada.

Ida y vuelta en un choque que perdía la estabilidad por momentos, y en el que cada acción ganaba en peso específico con el paso de los minutos. Lo intentaba José Ríos de libre directo, con un disparo durísimo que detenía con reflejos Santamaría. El meta local se erigía entonces en figura, y volvía a salvar a su equipo minutos después con un blocaje a remate de Iriome. De nuevo decisiva la intervención del guardameta de los bercianos.

El encuentro llegaba al ecuador de la segunda mitad, y Carlos Terrazas daba entrada a Igor Martínez en sustitución de Pablo Infante. Con el extremo en punta, acompañado de Iriome y Ríos en las bandas, y Mujika como enganche, el cuadro rojillo buscaba la sorpresa en envíos al espacio obligando a los laterales blanquiazules a reducir sus incorporaciones. Goiria dejaba su sitio a Malón, que reforzaba la faceta defensiva en la banda derecha, y Nagore sustituía a un laborioso Iván Agustín en el eje del mediocampo.

Con el paso de los minutos el CD Mirandés se hacía dueño y señor del choque, arrinconaba al rival en propia área y gozaba de las mejores ocasiones. Aritz Mujika rozaba el tanto de remate cruzado, y a renglón seguido, era Ríos quien colocaba un centro envenenado que por poco se colaba en la meta local. Centímetros separaban al Mirandés de lograr un gol que se antojaba decisivo dada la igualdad vista sobre el verde.

Pese a los esfuerzos del equipo de Terrazas, iba a ser la Ponferradina la primera en adelantarse. Buen contragolpe conducido por Acorán, y pase medido a la carrera de Yuri para que el brasileño perforase la meta de Prieto de disparo cruzado. Golpe injusto para un equipo que venía controlando el choque desde el inicio. Con todo en contra, los rojillos supieron rehacerse del impacto enseguida, y a continuación, Aritz Mujika remachaba un córner botado desde la derecha para conseguir el empate apenas dos minutos después.

Últimos minutos de auténtico infarto en los que la moneda pudo caer de cualquiera de los dos lados, pero que finalmente dejaron en empate una contienda intensísima, y que sirve para que el CD Mirandés sume un punto más en su casillero. Gran trabajo de los jugadores rojillos que supieron controlar hasta el final un partido en el que, por méritos realizados, merecieron conseguir mucho más.