CDM / NOTICIAS

CD Mirandés 1 - 1 SD Eibar

Empate a uno en el partido de presentación.

Volver

12/08/2013 18:20

Empate muy trabajado el conseguido esta tarde por el Club Deportivo Mirandés en su partido de presentación oficial en Anduva ante la SD Eibar. Dos goles en la primera media hora, de Capa para los visitantes y de Iñigo Díaz de Cerio para el cuadro rojillo, representaron el montante total en una tarde llena de probaturas y algún debutante en ambas escuadras, que ofrecieron un partido de pretemporada intenso y con alternativas.

 

                La presentación oficial del equipo abría fuego en una calurosa tarde sobre el Municipal de Anduva, en la que la afición rojilla pudo, por primera vez, ver en acción al CD Mirandés temporada 13/14. Uno a uno, jugadores y técnicos fueron encontrándose con el público que este año volverá a colmar las gradas de un campo siempre activo y animoso.

Sin embargo, el comienzo festivo no trajo primeros minutos de disfrute para la parroquia rojilla, ya que Capa, cuando aún no se había cumplido el minuto cinco de juego, apuró línea de fondo, buscó el centro, y con mucha fortuna tras varios rebotes, se plantó enfrente de Jiménez logrando el primero de la tarde. Primero golpe, y el papel de dominador que correspondía al CD Mirandés. Más manejo de balón, más construcción y más opciones en un conjunto que se veía por detrás sin merecerlo.

                El conjunto de Arconada volcaba en banda derecha muchas de sus acometidas en este periodo, aquí, Malón e Iriome se mostraron verticales, con mucha llegada y ofreciendo buenos desmarques de ruptura en velocidad a la espalda contraria. Se afanaba el conjunto local en llegar con efectivos y potencia al marco contrario; tanto, que rondando tan sólo el minuto 22 un balón derivado de jugada al borde del área caía a pies de De Cerio quien, por bajo, batía al guardameta azulgrana en un gran disparo.

Tablas de nuevo en el marcador, y la sensación de estilos contrapuestos con un Mirandés amplio, manejando bien los espacios, de rápida combinación y mucha participación de todas las líneas en la construcción de la jugada, frente a un Eibar muy vertical, práctico, sin complicaciones en la salida de balón y con mucha velocidad en su punta de ataque. Uno de sus estiletes hoy, Morales, ponía a prueba a Jiménez con un buen disparo tras jugada individual, al que el cancerbero local respondía con magnífica parada. El Mirandés empleaba incisivo sus bandas, Pablo probaba la escapada veloz, bien doblado por Docal en la incorporación, y tanto Mújika como De Cerio ejercían de sendos puntas con constantes movimientos a banda y acercamientos de ayuda en la construcción por dentro.

                El control rojillo de la pelota en los últimos minutos, la salida de Pablo por molestias musculares, y dos disparos lejanos de Muneta y Lucena en busca del desnivel, pusieron el punto y seguido a un encuentro con variantes en ataque y mucha intensidad en el trabajo colectivo.

                La segunda parte trajo consigo un nuevo perfil del CD Mirandés, la entrada de Ruiz de Galarreta en el eje de la medular dotaba al equipo de mayor capacidad de creación, sin perder empaque defensivo gracias al empuje del capitán, Iván Agustín, por detrás de la línea. La segunda parte ofreció un Eibar más fresco, con un punto más de viveza sobre lo visto en la primera parte, incrementando también en esta línea la posesión y la duración de jugada.

                Con el juego más centrado, los minutos de arranque y desarrollo tuvieron en Aritz Mújika a su principal protagonista. El delantero se mostró muy incisivo, peligroso en la llegada, mostrándose como un auténtico incordio frente a la defensa armera. Suyas fueros las mejores aproximaciones de los locales, primero en un remate apurado que la defensa rival logra sacar in extremis, y después en una incorporación tras cabalgada por banda derecha y que termina en un centro al que De Cerio no llega por poco.

                Bien el Mirandés en esta segunda parte, empleando con acierto sus bandas, y descubriendo el tándem Muñiz-Galarreta en la medular, donde la velocidad combinativa subió muchos puntos, dejando destellos de los que puede surgir esta temporada de la colaboración entre los dos mediocentros. Los cambios se sucedían en el equipo local y prácticamente  todos los jugadores disponían de sus minutos frente a su afición.

                Las últimas tentativas del Eibar iban protagonizadas por Jota, su mejor jugador en la tarde de hoy, que a punto estuvo de desequilibrar la balanza en un uno contra uno con Pancho Prieto, en el que tras driblar al portero, no logra conectar un disparo merecedor del tanto. Por parte local, Igor Martínez con una gran jugada individual por banda y centro chut que salva Lillo bajo la línea, y Docal con un disparo lejano que atrapó bien Ribas, gastaron las últimas balas en una tarde que cerraba con un merecido empate.

                Al final, muchas conclusiones, pruebas para los nuevos y veteranos y la última piedra de toque antes del partido de la primera jornada de liga ante el FC Barcelona B, que tendrá lugar en una semana, y en el mismo escenario de la disputa de hoy.