CDM / NOTICIAS

El C.D. Mirandés demuestra su autoridad ante la U.D. Logroñés (1-0)

Los rojillos ganan a un rival directo en la lucha por el playoff gracias al tempranero gol de Sergio González.

Volver

09/12/2018 22:04

Golpe sobre la mesa. Lo pidió el mister en la previa. Dicho y hecho. El C.D. Mirandés venció hoy a la U.D. Logroñés. Por la mínima, sí. 1-0, Sergio González en el minuto 10. Suficiente para demostrar su candidatura más que firme -siempre la tuvo- a los puestos de playoff de ascenso a la categoría de plata.

Se trataba de mostrar, de demostrar. Ganas de ganar. Y poco tardaron los de casa en mover ficha. Un encuentro que arrancó con una intensidad más propia de otra categoría y que, a los diez minutos, ya tenían ganador: el C.D. Mirandés. Momentáneo. Pero fueron los primeros en demostrar que los tres puntos pertenecían hoy a Anduva. Minuto 10. Libre directo desde la izquierda. Balón colgado. Un cabezazo. Dos. A la red. Sergio González miraba a la grada. Él había hecho enloquecer Anduva.

Una grada repleta. Vibrante. Intensa. Les llevaba en volandas. Hoy y siempre. Pero sobre todo hoy. Quedaba mucho partido por delante y el ritmo no cesaba. Álvaro Rey hacía daño constantemente por su banda derecha, percutiendo una y otra vez para ganar línea de fondo y poner centros al corazón del área. Los visitantes, empeñados en pelearle la posesión a su rival, llegaban con cierto peligro cuando, efectivamente, mandaban ellos sobre el cuero. Rayco cruzó demasiado en el 18 y Rubén Martínez obligó a la manopla de Limones en el 20. Entre tanto, Matheus pudo hacer el segundo en un remate forzado en el que tiró de puntera como último recurso. Su balón se estrelló contra el cuerpo de Miguel. Corrían los minutos y se echaba encima la media hora de partido con más interrupciones que juego. Carrusel de amonestaciones. Todas para los locales. Un minuto antes del descanso, Paris, con sus “trompicones” habituales, estuvo a punto de plantarse en el mano a mano que, quién sabe, podría haber dado la estocada a los riojanos. El último defensor evitó el uno para uno. A vestuarios.

Dos minutos después de la reanudación, la U.D. Logroñés quiso comprobar si Limones había vuelto enchufado. Respondió. Paradón en dos tiempos al remate con la derecha de Ruben Martínez. Sí, estaba enchufado como durante las 16 jornadas de liga que ya firma. Infranqueable. Nuevo carrusel de amonestaciones y el electrónico corría ya hasta la hora de juego. Sin nada más reseñable.

Andy devolvió la ilusión a los visitantes. Minuto 66. Falta frontal peligrosa a escasos dos metros del área. Rosca para bordear la barrera y al palo. La madera escupía el zurdazo del medio centro al poste largo. Seguían corriendo los minutos. Sin goles. El electrónico caía en contra de los intereses visitantes. Pero el C.D. Mirandés quería más. En el minuto 82, un recién ingresado Miguel Díaz tenía la ocasión de sentenciar definitivamente el encuentro. Buena jugada de circulación rojillo. Superioridad en área. Último pase para dejar a Miguel solo frente a frente con su tocallo en portería y el meta salía victorioso. Un minuto después era Matheus quien probaba, pero el disparo se estrellaba con la muralla defensiva. El Mirandés acabaría matando el partido en área contraria. Valiente, intenso y, tras 95 minutos de batalla, victorioso. 

Se habla de: Crónica, CD Mirandés, UD Logroñés

CDM / NOTICIAS SUGERIDAS