CDM / NOTICIAS

Zubieta y el mejor partido de la temporada (0-1)

El C.D. Mirandés superó a un rival de altura en un encuentro totalmente controlado que se decantó justamente a favor visitante con gol de Hugo Rama.

Volver

16/12/2018 22:48

Partido de tú a tú en Zubieta. Por fútbol y por entidad. También por aspiraciones clasificatorias, aunque cierto es que la Real Sociedad ‘B’ ocupa puestos lejanos al playoff actualmente. Tras el triunfo rojillo, más aún. Porque lo cierto es que, en el partido de la posesión, el C.D. Mirandés dio una lección de fútbol a su rival. Y por qué no, también al resto del grupo. Tres puntos más en una jornada con pinchazos en la parte alta. Segundos. Y sí, aquí nadie renuncia a más. Con este equipo, imposible hacerlo.

Era el partido de la posesión. Decía el técnico Borja Jiménez en la previa que la mejor manera de defender al filial donostiarra era quitándole el balón. Correcto. Aunque lo mismo debían pensar ellos. Porque ambos equipos sabían que el partido estaba ahí. Y, en los primeros compases, los rojillos fueron quienes mejor supieron interpretarlo. Interpretar y ejecutar. Mucho más precisos. Mucho más profundos. Directos cuando había que serlo. Combinativos a la hora de superar la presión. Y en defensa, infranqueables. Ni un solo disparo local entre los tres palos en la primera mitad. En el ataque rojillo, hubo diez minutos de auténtico asedio en el que se cantó el gol. Se cantó, pero nunca llegó a entrar. Siempre se quedó en ‘uy’. Matheus tuvo dos con el pie y una de cabeza. También Yanis. Pie y cabeza. Y si bien los disparos siempre salían defectuosos, los cabezazos se acercaban más pero seguían sin coger portería. En cualquier caso, el partido daba la sensación de estar absolutamente dominado por los rojillos. Era una evidencia.

Tras el paso por vestuarios, una marchita más. Aún una más. El encuentro debía caer del lado visitante y se habían hecho méritos para ir ya por delante. Pero la puntería. Esa dichosa puntería. Persistir y persistir. Apenas un minuto tras la reanudación tardaba Yanis en mostrar las intenciones rojillas con un disparo blandito para probar a Zubiaurre. Dos minutos después, Álvaro Bravo dibujaba un golpeo de rosca que se perdía por el reojo de la cruceta. Zubiaurre hizo la estatua. Volvía a merecerlo el Mirandés.

Y es que si no llegaba a posiciones reales de peligro, controlaban pacientes la pelota. El partido que estaba haciendo el Mirandés era de sobresaliente. Y quedaba ponerle el broche. Llegó. Minuto 72, una gran jugada combinativa de dentro a fuera. Claudio abría casi en área pequeña para Paris, que ganaba línea de fondo y ponía el pase de la muerte para Yanis. No llegó por centímetros, pero la jugada continuó. Miguel Díaz tiró de fe para llegar a ese centro pasado. Balón atrás. Más atrás. Que sea Hugo Rama. ¡Gol! Derechazo al rincón. Pegadito a la base del poste.

Hubo tiempo para demostrar más. Y es que este C.D. Mirandés había ido a Zubieta a demostrar su fútbol. Acabó el encuentro en campo contrario, como frente a la U.D. Logroñés. Iban ganando, sí, pero eran superiores y querían demostrarlo. Tenían más. Tienen más. Fue el mejor partido de la temporada. De momento. Ya son segundos.

Se habla de: Crónica, CD Mirandés, Real Sociedad 'B'

CDM / NOTICIAS SUGERIDAS