CDM / NOTICIAS

Empate sin goles en el Carlos Tartiere y el C.D. Mirandés que sigue sin conocer la derrota (0-0)

Empate justo entre ambos conjuntos en un encuentro exigente y peleado

Volver

11/09/2016 18:40

Exigente el que esperaba a los rojillos en el Carlos Tartiere. Como ya lo avisaba su técnico en la previa, un campo con casi 20.000 personas cada fin de semana que unido a un conjunta de jugadores de gran calidad como tiene el Real Oviedo, iba a poner las cosas muy complicadas a los visitantes.

El partido arrancó algo pausado, sin demasiada verticalidad por uno y otro bando y con escasas ocasiones en ambas portería. Y es que hubo que esperar hasta el minuto 12 para ver el primer disparo en el encuentro, obra de los locales en este caso por medio de Susaeta que tampoco es que cogiese dirección entre los tres palos. La ocasión avivó en cierta manera la contienda y el siguiente en probar fortuna, solo un minuto después, fue Toché con un cabezazo que sí se marcha por muy poco desviado del marco defendido por Sergio Pérez. Era la primera del delantero carbayón, referencia siempre de los suyos arriba, que iba a suponer un quebradero de cabeza para la defensa rojilla con varios remates peligrosos desde dentro del área. Entre tanto, las ocasiones de los visitantes iban a llegar por medio de un eléctrico Iker Guarrotxena, que intercambiaba posiciones con el tridente habitual de Carlos Terrazas arriba: Fofo, Sangalli y el propio Guarrotxena. Suya fue la firma del primer disparo mirandés , demasiado cruzado.

Cumplida la media hora de juego y al filo del descanso, fue Maikel Mesa quien protagonizó una gran jugada en solitario, echándose el balón delante para darse metros superando a su par y asomando por el pico del área para acabar rematando fuerte abajo fuera. Resultado gafas al descanso.

Tras la reanudación fueron los de Carlos Terrazas los encargados de tomar la alternativa la alternativa ofensiva. Si bien se habían aproximado con mayor peligro los de Fernando Hierro en el primer acto, ahora los rojillos parecían dispuestos a castigar la falta de acierto de los locales con varias aproximaciones en busca de la inauguración. De nuevo Guarrotxena iba a ser el peligro personalizado para los intereses del meta Juan Carlos, que solo podía seguir con la mirada un remate de cabeza del vasco en el 51 de partido tras un centro lateral botado por Alvaro Bustos. Alto por escasos centímetros por encima del larguero. Mientras, en la parcela defensiva, Gorka Kijera se multiplicaba en los repliegues y basculaciones defensivas para rebañar por el suelo cualquier aproximación carbayona al balcón del área. Los minutos caían y el partido moría con más posesión para el Real Oviedo, pero sin percusión sobre el área. La entrada al campo de Michu si dio algo más de alas para los minutos finales, con varios balones colgados que encontraban siempre al gigante asturiano. Pero también Pedro Martín y Guarrotxena causaban pánico en sus arrancadas a la contra que, sobre todo cumplido ya el 90 de juego, estuvieron cerca de culminar el que hubiese supuesto el tanto de la victoria visitante.

Al final empate sin goles en un encuentro exigente al que los de Carlos Terrazas supieron hacer frente y nunca le perdieron la cara. El C.D. Mirandés continúa sin perder en la campaña 2016/17 y suma ya 6 puntos en su casillero de LaLiga 123.

Aforo: 12.646 espectadores

Se habla de: Crónica, CD Mirandés, Real Oviedo, Jornada 4

CDM / NOTICIAS SUGERIDAS