CDM / NOTICIAS

Se escapó la victoria en Lugo (2-1)

El C.D. Mirandés se adelantó en la primera parte, pero dos goles de Cristian Herrera sentenciaron el choque en la segunda.

Volver

20/07/2020 23:55

Primeros minutos de tanteo. Habitual en estos últimos partidos de liga. Sin arriesgar, ambos equipos trataban de hacerse con el control del esférico sin demasiada verticalidad. A los rojillos les costó aclimatarse. Demasiado espacio entre líneas y pocas ideas ofensivas. Tampoco la presión estaba siendo tan coordinada como acostumbra el equipo de Iraola. Y mientras, el C.D. Lugo se crecía. Se asomaba en ataque Cristian Herrera, un puñal por la izquierda siempre que cogía el balón. Asociaciones con Hugo Rama en el balcón que, sin embargo, no fructificaban en peligro real. Cuando dispararon, ahí estaba siempre Raúl Lizoain. Seguro. Firme. Blocando.

El primer disparo a puerta visitante llegó en el 23. Buen balón al hueco de Álvaro Peña para un Marcos André que dejaba atrás a toda la defensa pero le salía flojito el disparo con la pierna mala. Demasiado escorado. Cumplida la media hora de juego el marcador no se movía. Sí el dominio. Los rojillos comenzaban a encontrar asociación en medio campo y surgían las ocasiones. Íñigo Vicente aparecía en última línea de pase, sin conectar. Sin embargo, quien avisaba en el 40 era el local Hugo Rama, que la tuvo para desde poco más que el punto de penalti. Volea tocadita muy desviada cuando tenía todo a favor.

Quien no perdonó fue Marcos André. Jugada precios, con un taconazo de Antonio Sánchez para Íñigo Vicente y este metía un pase filtrado para Marcos André que, de nuevo escorado, esta vez fue para adentro. Hubo indecisión con el VAR como juez, pero fue gol. Descanso.

Comenzaba el segundo tiempo de nuevo con la balanza para el lado de los visitantes. Guridi de cabeza en el córner, tras la peinada en el primer palo, ponía la testa pero se le marchaba por muy poco. Corrían los minutos sin peligro en las áreas hasta que se cumplió la hora de juego. Raúl Lizoain salvaba con una mano prodigiosa abajo un disparo raso a la salida de un libre directo. Sin embargo, nada podía hacer poco después en otra jugada muy parecida que, a la segunda y tras tapar el primer disparo, Cristian Herrera empujaba ya a portería vacía. Iguales. Y 25 minutos aún por delante.

Dominaban ahora los locales. Querían más. Necesitaban más. Y volvía a aparecer Raúl Lizoain bajo palos en el 72 para evitar el segundo. Corrían los minutos y los rojillos no conseguían el protagonismo anterior. El C.D. Lugo colgaba uno y otro balón al área para que pasasen cosas. Odei y Sagnan achicaban, pero en el minuto 83, volvió a cazar otra en el área Cristian Herrera y batió por bajo al meta canario.

Metía más carne en el asador Iraola. Toda la que tenía. Mario Barco y Matheus dentro, más Marcos André en punta. Con todo. Pero era Carlos Julio quien más se acercaba al empate con el 90 ya cumplido. Volea fortísima desde el balcón del área que se marchaba escasos minutos por encima del larguero.

Se habla de: CD Mirandés, Crónica, CD Lugo

CDM / NOTICIAS SUGERIDAS